Fertilidad: que es y cuales son los factores que favorecen quedar embarazada?

Las mujeres no son todas iguales ante la fertilidad: mientras que algunas quedan embarazadas después de solo un descuido de la píldora, otras pueden intentar concebir un hijo varios años sin llegar a quedar embarazadas. Pero la fertilidad no depende solo de factores biológicos: la calidad de vida, los cuidados y hábitos simples pueden aumentar sus posibilidades de concebir un bebé en cada ciclo.

Fertilidad: que es y cuales son los factores que favorecen quedar embarazada?


¿Qué significa fertilidad?
La fertilidad se refiere a la capacidad de una mujer para quedar embarazada y por tanto concebir un hijo. Las mujeres son fértiles desde el momento en que empiezan a menstruar, es decir en el momento de la pubertad, y hasta que las reglas desaparecen con la menopausia. Los médicos consideran que un trastorno de fertilidad o la infertilidad puede estar presente cuando una pareja es incapaz de procrear un niño después de un año de intentarlo.

¿Cuáles son los factores que influyen en la fertilidad?
El primer factor a considerar es la edad ya que la fertilidad declina con el tiempo. Está en su máximo en una mujer de 20 años de edad, comienza a declinar entre los 30 y 35 años y luego disminuye más en serio desde los 35 años antes de ser casi nula entre los 45 años y la llegada de la menopausia. La edad desempeña un papel importante respecto a la fertilidad porque la ovulación y el moco cervical que viene a fijar el embrión se deterioran con los años.

La fertilidad depende también de los hábitos de vida: cigarrillos, alcohol, cannabis o cafeína que podrían alterar las probabilidades de concebir un hijo, a las mujeres que no consumen nada de esto les será más fáciles quedar embarazada que aquellas que fuman o que beben diariamente. La forma de comer también tiene influencia sobre la fertilidad, reduciendo aún más las posibilidades para las mujeres que sufren de anorexia o de obesidad.

Otro factor muy importante es el contacto o no con productos químicos tóxicos (radiación, pesticidas, disolventes...) que puede resultar en infertilidad.

El estrés es uno de los elementos que influyen en la fertilidad: una mujer relajada y serena dispuesta a traer un niño quedara embarazada más rápidamente que una mujer que experimenta un estrés diario en su trabajo o en la vida diaria.

Finalmente, el último factor actuando sobre la fertilidad es por supuesto la frecuencia de relaciones sexuales: las mujeres que tienen sólo unos cuantos encuentros sexuales por mes no tendrán la misma probabilidad de concebir un hijo que los que hacen el amor varias veces por semana.

¿Cómo poner todas las posibilidades de su lado?
Claramente, si después de unos meses de pruebas de embarazo negativas, debe cambiar su estilo de vida. Calmarse y aprender a relajarse por la noche regresando del trabajo, o vaya a realizarse ser masajes a un instituto.

Aprender a identificar la fecha de ovulación, métodos sencillos y eficaces pueden ayudar a como la curva de la temperatura, el test de ovulación y el análisis de moco cervical.

Desterrar todos los productos dañinos, cigarrillos o alcohol y sustituir el café por zumo de fruta por ejemplo. Asegúrese de llevar una dieta equilibrada y variada (carne, pescado, verduras, frutas, productos lácteos... etc) y regular (no saltarse las comidas y evitar el picoteo) y no olvide hidratarse. Finalmente, realiza una actividad física regular para traer la vitalidad a su cuerpo y no se olvide de hacer el amor!




Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada